Yoga para embarazadas: Todo lo que debes saber

¿Has escuchado hablar sobre el yoga para embarazadas? Esta es una de las prácticas que pueden llegar a ser más recomendadas para las mujeres que se encuentran en estado. Los ejercicios que aquí se realizan son bastante adecuados y permitirán que tanto la madre como el bebé estén lo suficientemente sanos. 

Entre las recomendaciones realizadas cuando se está embarazada es hacer ejercicio. Los más comunes es caminar y asistir a clases prenatales. Esto es lo que se ha hecho por años, pero hace algunos se ha incorporado el yoga como una solución segura y que ayudará a mujeres con una gran cantidad de problemas durante el embarazo. 

Aquí te comentaremos sobre algunos de los beneficios de practicar yoga durante el embarazo. 

¿Cuáles son los beneficios de practicar yoga en el embarazo? 

Reduce la depresión

Durante el embarazo y también después se tienen diferentes anomalías en cuanto a ánimo y los sentimientos suelen estar exacerbados. La depresión es uno de los padecimientos más comunes en el proceso de gestación y al realizar yoga gracias a la relajación se puede reducir las posibilidades de que aparezca la depresión. 

Elimina la ansiedad

Cuando se está embarazada y sobre todo en las últimas semanas de gestación la ansiedad se hace presente. Si se realizan ciertas posturas y se medita de forma idónea los niveles de ansiedad se reducirán si podrá tener un parto mucho más adecuado. 

Reduce el estrés

El yoga implica la meditación y la relajación y cuando aparece el estrés es porque estos dos elementos no se presentan. Cuando se combina la meditación y relajación con una respiración adecuada y una asana apta para el tiempo de gestación el estrés disminuye

Disminuye el dolor en la espalda

 El peso que puede sumarse a cuando se está embarazada es bastante, además, al tener la presión en la espalda el dolor puede ser muy fuerte. Con el yoga, se mejora la postura y el dolor desaparecerá en gran medida. 

Reduce el insomnio

Cuando se está en constante estrés y ansiedad difícilmente se podrá dormir. Al hacer yoga, el cuerpo está mucho más relajado y la mente ligera, así que se descansará toda la noche. 

Consejos para practicar yoga durante el embarazo

Varios son los beneficios del yoga, esta es una de las actividades físicas más recomendadas para las madres en el momento de la gestación, pero sí existen ciertas contradicciones a la hora de practicarlo. Como cualquier otro ejercicio debe ser hecho con consciencia y se debe procurar la seguridad. 

Aquí te comentamos sobre algunas de los consejos para cuando decidas practicar yoga. 

Adecúate a tu situación y tu nivel

 Dentro del yoga existen diferentes niveles, desde el inicial hasta el más avanzado. En cada uno de ellos y los que están en medio existen posturas que son mucho más complejas y necesitan un mayor esfuerzo. 

Si estás embarazada deberías emplear algunas posturas un tanto más sencillas para reducir el impacto. Lo mismo sucederá si nunca has practicado yoga, es mejor comenzar de menos a más y practicar siempre con asanas sencillas y seguras. 

Evita las altas temperaturas en el yoga

 Algunos tipos de yogas como el Bikram son hechos a altas temperaturas. Esto deberás evitarlo a toda costa, este ambiente no es nada sano ni para ti ni para el embarazo. Podrías tener descompensación y hasta deshidratación por el exceso de líquido que se ha perdido al sudar. 

Deja de lado las posturas que opriman el vientre

El yoga cuenta con una gran cantidad de asanas que son un tanto complejas y que no están diseñadas para mujeres embarazadas. Algunas de ellas requieren presión y estiramiento del abdomen. Nada de esto te ayudará demasiado en tu embarazado, así que evítalas. 

No fuerces tu cuerpo

Quizá pienses que debas esforzarte demasiado para realizar una postura, pero lo cierto es que no es así. En esta etapa lo que debes hacer es sentirte cómoda, tu respiración debe ser pausada, tus movimientos serenos y si no puedes alcanzar un movimiento, no lo fuerces

¿Puedo ir a cualquier clase de yoga? 

Esto no es lo más recomendable, como ya te hemos comentado anteriormente, la mayor parte de las asanas o posturas del yoga no están diseñadas para mujeres embarazadas. Si vas a una de estas clases puede que tu embarazo se ponga en riesgo pues el nivel de intensidad es mayor. Lo correcto para ti es que asistas a clases de yoga prenatal, aquí también encontrarás niveles de dificultad y que estén adaptados a ti. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.